sábado, 3 de octubre de 2009

De como los medios convencionales intentan comernos el tarro

Aprovechan todos los momentos para colocarnos su "recado". Los ejemplos son numerosísimos y diarios, sea de manera directa o de modo sutil. Nos tratan como a los patos del foie gras, embudo en el pico y ¡hala!. Quieren "colarnos su mensaje", venga o no a cuento, repitiendo hasta la saciedad lo archi-super-hiper-mega terroristas que son los palestinos en general y los de Hamas en especial, ¡uf! esos islamistas que hoggog, y lo buenísimos y sufridísimos que son los judíos-sionistas, pobrecitos ellos, combatiendo "el terrorismo islámico" copyright Sión.

Por citar dos ejemplos de hace apenas unas horas, ambos relacionados con la liberación de las presas palestinas: En el telediario de las 21h de "la uno" (RTVE-1), la locutora leyó breve reseña del canje, al tiempo que pasaban unas imágenes de las presas palestinas liberadas y del video del soldado capturado (que no secuestrado, como suelen escribir; fue capturado de dentro un tanque, en una audaz operación de guerrillas). Total medio minuto más o menos, pero... héteme aquí que acaban el minireportaje con una foto en el medio y medio de la pantalla, un primer plano, de un chavalin palestino calculo que de unos 3 añitos, disfrazado con un mono verde tipo militar y llevando una escopeta de juguete. ¿A santo de qué? ¿Acaso la noticia no es acerca del canje de un video por 20 presas?

Lo que en cambio no nos ponen nunca en RTVE-1 son fotos del "parvulario" judeosionista, aquí sí con armas de verdad, nada de juguetes. Con esto los destetan, y luego los ponen a escribir mensajes dedicados a los palestinos en los mísiles que van a disparar contra ellos, o hacen pintadas de "Arabs to the gas chambers"




El segundo caso es un artículo de Emergui en El Mundo. Dejando aparte los méritos periodísticos que pueda tener este reportero, Emergui suele escribir con marcado sesgo prosionista. En un artículo de hoy titulado "Dos minutos del soldado Gilad Shalit por la libertad de 20 presas palestinas" dice en un párrafo:

"Especialmente espeluznante es la historia de Fatima Az-Zaq, de 39 años, conocida como "la abuela suicida". Destacada militante de la Yihad Islámica, se ocupaba de reclutar y repartir ayudas económicas a la familias de las víctimas de dicho grupo integrista. (etc ...)"

Me da la impresión de que el Sr. Emergui no hizo sus deberes antes de informar, de modo que su información se ajuste a la realidad. Con una simple comprobación en los archivos de su propio periódico habría visto que éste informó sobre el hecho en su día, en un reportaje de Javier Espinosa.

La conocida como "abuela suicida" era Fátima Omar Mahmud al-Najar, de 64 años, madre de 9 hijos y abuela de 41 nietos, que se autoinmoló en noviembre 2006 cerca de soldados israelíes, hiriendo a tres, después de la masacre de Beit Hanoun en la que los terroristas judíos asesinaron a 19 civiles palestinos. La trágica historia de esta señora, como la de la mayoría de los palestinos, es que vio morir a un nieto de 17 años, a otro le amputaron una pierna, cinco de sus hijos encarcelados -uno de ellos durante 10 años-, su marido muerto cinco años antes cumplió sentencias en cárceles israelíes, demolieron su casa y durante tiempo tuvieron que vivir en una cueva durmiendo en el suelo. Era partidaria de Hamas. Pero claro, siguiendo la neolengua de la que nos hablaba Orwell, el calificativo de terrorista se lo aplican a ella, no a los que robaron su tierra, la vida de los suyos y la propia. Su cuerpo, después de la carga explosiva, no quedó digamos presentable para acabar en la cárcel.

Por otra parte, la Fátima recién liberada, Fátima Yunus al-Zaq permanecía encarcelada sin juicio. Madre de nueve hijos, el noveno nació en la cárcel, siendo el preso palestino más joven. Acaba de ser abuela recientemente de una nieta, Selima.