miércoles, 7 de octubre de 2009

Dirigente de Fatah Dice que la Violencia Podría Llevar a la Tercera Intifada

07/10/2009 Almanar

“La reciente violencia en la capital y las actuales tensiones que rodean a la Mezquita de Al Aqsa podrían desencadenar una tercera intifada,” dijo un responsable de Fatah, Hatim Abdel Kader, en una conversación con el diario israelí Jerusalem Post el martes.

“Es una situación muy sensible,” dijo el antiguo ministro palestino para los Asuntos de Jerusalén mientras permanecía en el exterior de su vivienda en la vecindad de Wadi Yoz, en Jerusalén. Responsables de la Rama Norte del Movimiento Islámico de Israel, incluyendo a su líder, Sheij Raid Salah, estuvieron entre los que se congregaron en el tejado de la vivienda en respuesta a las violentas acciones israelíes.

Salah fue arrestado en esa misma casa por la tarde, después de que la policía decidiera que los comentarios que había realizado en los últimos días -incluyendo un llamamiento a los musulmanes para convertirse en mártires si era necesario con el fin de defender la Mezquita de Al Aqsa- constituían una “incitación”. El Tribunal de la Magistratura de Jerusalén le puso en libertad el martes por la noche, justo horas después de su arresto, pero emitió una orden prohibiéndole entrar en Jerusalén durante 30 días.

El ministro de Seguridad Pública de Israel, Yitzhak Aharonovitch, alabó la decisión de arrestar a Salah. “Ofrezco un pleno apoyo a la policía. Continuaremos aplicando la ley de una forma inflexible,” señaló. “La policía utilizará todas las herramientas a su disposición para actuar contra cualquier elemento que invite a otros a la violencia y la subversión contra el Estado”, dijo Aharonovitch.

Abdel Kader, que fue arrestado el domingo por “incitar a la violencia” y al que se prohibió entrar en la ciudad ocupada durante 15 días, culpó a la policía por las actuales tensiones que han dominado los barrios del Este de la capital. “Las decisiones de Israel han sido hasta el momento muy peligrosas,” señaló. “Y si no quieren que se produzca una escalada, los israelíes deberían detener sus provocaciones. En caso contrario, tememos que la situación pueda llevar a una explosión. Podría conducir a una tercera intifada.”

Los comentarios de Abdel Kader se produjeron poco después de un incremento de la violencia en los pasados días, que comenzó el domingo por la mañana cuando grupos extremistas israelíes intentaron entrar en la Mezquita de Al Aqsa y cuando la policía de ocupación israelí negó a los palestinos la entrada en el complejo para la realización de las oraciones de la mañana.

Desde que la Explanada de las Mezquitas fue abierta a los fieles musulmanes el domingo por la tarde, la entrada en el complejo ha sido restringida a las mujeres y los hombres mayores de 50 años. El arresto de Abdel Kader el domingo por la tarde fue parte también de las operaciones policiales de ese día, pero el dirigente de Fatah fue liberado bajo la condición de que se permanezca al menos a 150 metros de distancia del Jerusalén ocupado durante 15 días.

Abdel Kader, que representa a la “joven guardia” de Fatah, dijo que todos los ojos estaban puestos en Al Aqsa y que los palestinos estaban profundamente preocupados por las tensiones que rodean al sitio.

En referencia al plan de las autoridades israelíes para permitir las oraciones judías junto a la Mezquita, Abdel Kader dijo que ningún otro grupo religioso podría rezar allí. “La gente debe respetar el sitio,” señaló. “Es un símbolo muy importante para nosotros y las actuales restricciones son una violación de nuestra libertad religiosa. ¿Qué ocurriría si ellos restringieran el acceso al Muro de las Lamentaciones? Los árabes no pueden ir allí ahora, pero ¿qué ocurriría si se restringiera el acceso a los judíos?”.

Abdel Kader dijo también que cualquier estallido de violencia amenazaría las ya estancadas negociaciones de paz entre Israel y los palestinos. “Si ellos hacen que algo ocurra en Al Aqsa, todo el proceso podría explotar,” señaló.