miércoles, 7 de octubre de 2009

El Viceprimer Ministro Israelí Cancela Viaje a Londres por Miedo al Arresto

05/10/2009 Almanar

El viceprimer ministro israelí, Moshe Yaalon, canceló recientemente una visita prevista a Londres por temor a ser detenido y juzgado por supuestos crímenes de guerra, dijo su portavoz el lunes.

Yaalon canceló el viaje por temor a que grupos pro-palestinos en Londres buscaran su arresto por su actuación como jefe de Estado Mayor del Ejército de ocupación israelí en los años 2002-05. Yaalon es uno de los actuales y antiguos oficiales a los que grupos pro-palestinos quieren ver procesados por el asesinato del líder de Hamas, Salah Shehadeh, en julio de 2002 en un ataque israelí en el que murieron otros 15 civiles, incluyendo ocho niños.

Yaalon, que es también ministro de Asuntos Estratégicos, había sido invitado a una cena de recogida de fondos organizada por la rama británica del Congreso Nacional Judío. Sin embargo, cuando consultó al equipo jurídico del Ministerio de Exteriores, le advirtieron que varios grupos podrían pedir a un tribunal británico una orden de arresto contra él si visitaba el Reino Unido. Los asesores legales también señalaron que a pesar de ser un ministro, no disfrutaría de inmunidad diplomática y, por lo tanto, el tribunal podría detenerle.

La pasada semana, cuando el ministro de Defensa, Ehud Barak, visitó Londres, los grupos pro-palestinos buscaron su arresto por supuestos crímenes de guerra durante la Operación Plomo Fundido en Gaza, cuando más de 1.400 palestinos, incluyendo 420 niños, fueron asesinados y otros 5.300 resultaron heridos. La petición fue negada por razones de inmunidad diplomática.

En 2004, cuando varias organizaciones trataron de lograr el arresto del entonces ministro de Defensa, Shaul Mofaz, un juez decidió que tenía también inmunidad diplomática y no podía, pues, ser arrestado.

Yaalon dijo a Haaretz que a la luz del consejo legal que recibió se abstuvo de visitar el Reino Unido en los pasados años para no “hacer el juego” a grupos que fomentan lo que él calificó de “propaganda antiisraelí.” “Ésta es una campaña cuyo objetivo es la deslegitimación del estado – en primer lugar a través de demandas que han sido planteadas contra altos oficiales por el incidente de Salah Shehadeh y luego utilizando el Informe Goldstone para dañar a los que estuvieron implicados en la Operación Plomo Fundido,” señaló.